Indiscutiblemente un tema que como mamás nos causa mucho conflicto es la pela entre hermanos. Como mamás quisiéramos que nuestros hijos fueran los mejores amigos y que no tuvieran discusiones, pero en realidad probablemente nunca llegue a pasar.

Todos los hermanos tienden a pelear generalmente al no estar de acuerdo con una situación o porque quieren la misma cosa, por ejemplo, un juguete. Estudios han revelado que las peleas de hermanos son buenas para el desarrollo personal de nuestros hijos, ya que ayuda a la resolución sana de conflictos y la argumentación de ideas.

¿Cuándo debo intervenir?

Lo primero que debemos de saber cuándo nos enfrentamos a discusiones de nuestros hijos es saber el motivo por el que pelean y después dejar que ellos solos resuelven el conflicto, pongan acuerdos o lleguen a una conclusión.

La intervención solo es necesaria si una discusión contiene agresiones físicas y verbales. Ahí si debemos intervenir ya que no debemos dejar que alguno le haga daño a otro ni que dañe su integridad física, eso lo único que hará es que nuestros hijos se vuelvan agresivos al no poder resolver un conflicto. En estos casos la recomendación es no gritar ni perder la paciencia, mucho menos recurrir a los golpes, solo hay que recordarles las reglas básicas para solucionar conflictos familiares: el respeto.

¿Qué puedo hacer par que se lleven mejor?

Una forma en que puedan aprender a convivir sin competir ni verse como enemigos es haciendo actividades en familia, como juegos de mesa: por ejemplo, los padres pueden ser un equipo mientras que los hermanos hacen otro. Esto los llevará a luchar para ganar la partida y aprender a llevarse bien entre ellos.

Involucra a tus hijos en actividades del otro: esto ayudará si alguno siente celos de la atención que le prestas al otro, si es más grande pídele que te ayude en su cuidado y si es más pequeño pídelo que lo apoye o le eche porras en algunas actividades que realice. Esto hará que los hermanos no se sientan desplazado o hecho a un lado por el otro y evitara sentimientos futuros de resentimiento.

Debes de saber que la edad de los hermanos no es factor que determine dichas peleas ya que hermanos mayores o menores siempre tendrán algún conflicto.  El saber cómo reaccionar es fundamental para su desarrollo.